Mídete

 Enseña a tus alumnos que no deben de comer muy rápido y deben evitar servirse dos veces, ya que el cerebro tarda unos minutos en reconocer la señal de saciedad. Ellos deben dar tiempo a que esto suceda y si se quedan con hambre, enseñarles que pueden complementar su comida con alguna verdura o fruta.

 Enseña a tus alumnos a establecer y respetar un horario para cada comida, ya que esto ayuda a que el organismo se regularice y acostumbre, a horarios donde recibe alimento, contribuyendo a reducir la ansiedad durante el día.

 Recomienda a tus alumnos a comer despacio y a que entre cada bocado que lleven a su boca deben masticar lentamente, esto los va a ayudar a que se sientan satisfechos y que no consuman alimentos en exceso.

 Recomienda a tus alumnos visitar a su doctor por lo menos una vez al año para que les haga un revisión general y diles que deben avisarle de cualquier síntoma de enfermedad que puedan tener.

 Fomenta un ambiente de confianza en el aula y promueve la acertada toma de decisiones en tus alumnos, promueve el autocuidado, que no se expongan a situaciones de riesgo para evitar accidentes y conductas nocivas para la salud.

 Oriéntalos en cómo decir no ante situaciones de riesgo, malas amistades y peligros, hazlos saber que cuentan con tu apoyo y de ser necesario canalízalos con la instancia o especialista en salud correspondiente.

 

 

Pasos