Comparte

  Trasmite a niños y jóvenes el gusto por hacer ejercicio y disfrutar la práctica de un deporte; si a temprana edad lo realizan, cuando sean mayores, esa actividad se convertirá en un hábito que les aportará múltiples beneficios a su salud.

  Una buena forma de modificar nuestros hábitos alimentarios es cambiar la concepción que tenemos de la comida como una forma de saciar el apetito y satisfacer las emociones, por la de ver los alimentos como una fuente que provee energía y placer. Comparte esta idea con tus hijos y verás que podrán tener una mejor calidad de vida.

 Dedica 20 minutos al día para relajarte, puedes leer un libro, caminar, escuchar música, darte un masaje o descansar, comparte este momento de relajación con quien más quieres, será un buen momento para ustedes y se sentirán muy bien. 

 Usa tu bicicleta y ejercítate; pedalear con regularidad contribuye a reducir el riesgo de infartos, disminuye los dolores de espalda y mejora las articulaciones; además de ser el principal antidepresivo, hazlo con tus hijos, se divertirán y es bueno para su salud.

 Acabando de comer te sugerimos que des una caminata de cien pasos o más junto con tu familia, esto los unirá más y los ayudará a tener una mejor digestión.

Comparte tiempo de calidad con tu familia, platiquen sus experiencias del día y apóyense los unos a los otros, de esta manera habrá mejor comunicación y un ambiente agradable en casa.

 

 

Pasos